Derecho Penal

El Derecho Penal es del Derecho Público por excelencia, pues en el mismo se considera afectada la Sociedad en sus más amplios términos. El hecho de encontrarse involucrado en la comisión de un delito o falta, ya como víctima o ya como acusado, supone siempre una situación interspectiva y desagradable pues afecta a los bienes más fundamentales de la persona.

Es por esa razón que estamos ante una de las materias que necesita con mayor razón, el asesoramiento de especialistas, que asuman la defensa de tales bienes y derechos y nos representen ante los Tribunales de Justicia.

El Derecho Penal engloba delitos de la más variada índole, son quizás los delitos contra las personas (homicidios, asesinatos, agresiones sexuales, lesiones, malos tratos, etc) los que producen una mayor alarma social y los que van acompañados de situaciones personales más delicadas, pero también nos afectan muy directamente los delitos relacionados con el patrimonio (hurtos, robos, estafas...) que dañan nuestra esfera económica y con ello también nuestras vidas; además de los anteriores, hay un numeroso elenco de delitos de muy distinta naturaleza, en los que usted puede verse involucrado y en los que necesitarán la asistencia de profesionales que defiendan sus derechos.

También dentro de esta rama de derecho se castigan las faltas, consideradas como "delitos menores" pero que son perseguibles ante los Tribunales y susceptibles de sanción. De igual forma, ciertas actuaciones imprudentes, que originan accidentes (por ejemplo en la Circulación de Vehículos a Motor) y producen graves y trágicas consecuencias, pueden ser constitutivas de infracción penal, a veces como delito y en otras ocasiones como falta. Desde nuestro despacho encontrará profesionales que asuman su defensa cuando se vea involucrado e imputado en la comisión de cualquier delito y falta, así como abogados que le asistirán judicialmente a la hora de formular acusaciones.

Estas acusaciones pueden hacerse en forma de:

a) "Querella", que consiste en poner en conocimiento de la autoridad judicial la comisión de un delito, en nuestra condición de víctima del mismo, personándonos en el procedimiento como acusación particular o,

b) en forma de "Denuncia" en la que se pone en conocimiento de la autoridad judicial o policial unos hechos que se considera pueden ser constitutivos de delito, pero sin intervenir en el aseguramiento del delito o falta denunciada